Recomienda este artículo a un amigo tuyo:

Remomienda este artículo a un amigo


Como contestar una entrevista de trabajo exitosamente


Si bien en el transcurso de la entrevista de trabajo te pueden hacer todo tipo de preguntas las cuales se pueden contestar de formas muy diferentes, hay ciertos lineamientos que al seguirlos te pueden asegurar un mejor desempeño en la misma. Los entrevistadores no están tratando de torturarte por diversión. Usan preguntas difíciles para enterarse de cosas en particular. Es para conocerte lo más profundamente en el menor tiempo posible y así tomar una decisión acertada. Aquí te presentamos un resumen de ideas para que te bases en ellas en tus próximas entrevistas laborales.
 

Sé positivo al dar tus razonamientos de por qué quieres dejar tu trabajo actual. (O porqué dejaste los anteriores). La palabra clave a recordar es MAS. Quieres MAS responsabilidad, MAS retos, Mas oportunidades y si quieres MAS dinero, NO LO DIGAS.

 

  • Si te despidieron por recorte de personal pídele a tu ex-jefe que te haga una carta de recomendación, echándote todas las flores posibles. Si fuiste despedido por diferencias en carácter y no es buena idea que hablen con tu ex-jefe, explica la situación, enfatiza lo que aprendiste de la experiencia, sé lo más positivo que puedas, y no entres en apasionamientos. No quieres que te etiqueten de conflictivo.

 

  • Nunca hables mal de tus jefes anteriores. Aunque el entrevistador ponga cara de ángel y te diga ¿te escucho, puedes confiar en mí, cuéntame? No despotriques, criticando a media humanidad. Te recuerdo que el entrevistador no es tu psicoanalista, y no vas a ganar simpatía por contarle tus intimidades o conflictos, al contrario.

 

  • Dirige tus respuestas para que el entrevistador piense que su vacante está dentro de tus metas a corto plazo. Sólo trata de sonar sincero, no demasiado barbero. No estés con actitud de sin ti, me muero.

 

  • Sé honesto, pero acuérdate que debes enfatizar tus cualidades y disimular tus defectos. Si tienes que hablar de experiencias negativas, señala lo que aprendiste de ellas y porqué no vas a cometer los mismos errores otra vez. Concéntrate de que forma has aprendido de tus errores, usando ejemplos de cómo has cambiado como consecuencia de éstos.

 

  • Usa situaciones de trabajo específicas para ejemplificar las preguntas. Si sientes que la entrevista se está volviendo abstracta da respuestas concretas para regresar al entrevistador a este planeta. Da ejemplos concretos de tu experiencia pasada. No digas que eres organizado, explica mejor cómo organizaste un proyecto complejo de principio a fin.

 

  • Cuida tus palabras. Asegúrate que estás contestando preguntas, y no desviando la entrevista en tu propia desventaja. EJEMPLO: di que estás buscando más retos en vez de decir que el jefe no te daba suficiente trabajo.

 

  • Ajusta tus respuestas para el puesto que estás buscando. Aprende lo más que puedas de la vacante para la que estás aplicando, antes de ir a la entrevista. Entonces cuando hables de tus propios logros, habilidades y experiencia, dilo en términos de los requerimientos de ese trabajo, y las metas de la Compañía.

 

  • No exageres. Tus logros y responsabilidades deben hablar por ellos mismos. Si sientes que te faltaron oportunidades para hacer algo significativo en el pasado pues dilo. Si tú modificas la verdad, hay muchas formas en que un entrevistador astuto puede delatarte. No aprendas a la mala, te puede costar el trabajo.

 

  • No te muestres desesperado, ni siquiera aunque no tengas trabajo. Concéntrate en expresar tu interés genuino y entusiasmo por las oportunidades en el trabajo prospecto, como más responsabilidad, más conocimientos y hasta más dinero.

 

  • Evita la negatividad. Tú no quieres que el entrevistador  te asocie con nada negativo, ni palabras ni sentimientos.

 

  • Haz lo mejor de tu posición actual. Debes crear la impresión de que eres un trabajador positivo que trata de hacer lo mejor en cualquier situación. Y de nuevo enfatiza, que no trates de parecer muy desesperado. Para los entrevistadores desesperado es = a barato.

  • Investiga todo lo que puedas de la empresa y sus metas, y cómo la vacante contribuye al cumplimiento de las metas de la Cía.

 

  • Muestra experiencia y seguridad en ti mismo. Da buenas respuestas dando ejemplos concretos y relevantes con el puesto que estás buscando.

 

  • Sé humilde: Da la impresión que tienes la suficiente habilidad para triunfar conforme se vayan presentando las oportunidades. Pero evita dar la impresión que eres un workaholic listo para triunfar sin importar a costa de qué o quién.

 

  • Muestra tus logros profesionales con una vida personal satisfactoria. Mucha gente piensa que los candidatos que sólo hablan de trabajo, tienen la mejor oportunidad de obtener el trabajo. Pero siempre hay un ¿tú? que existe después de las 5 PM. Y los entrevistadores quieren conocer a esa persona también.

 

  • La guía para contestar preguntas personales es la misma que para respuestas relativas al trabajo. Mantente positivo. Deja que el entrevistador conozca los mejores aspectos de tu personalidad. Sólo ten cuidado de no hablar demasiado, no sea que bajo el encanto de que la entrevista ha marchado de maravilla, te sientas cómodo y feliz hablando de las monerías de tus hijos y tengas al pobre entrevistador asoleado.

 

  • Enfatiza las características que las empresas siempre buscan: Entusiasmo, seguridad en ti mismo, energía, responsable y honesto. Da respuestas que reflejen estas características. Si tú tuvieras una empresa a quién contratarías, a alguien que resolviera problemas, entusiasta, trabajador y que cumpla objetivos.

 

  • Ante una pregunta difícil es totalmente válido tomarte tu tiempo para pensar antes de contestar  lo primero que se te venga a la mente, así no va a parecer que decides en caliente sino que evalúas bien tus decisiones.

 

  • Admite que tienes mucho que aprender de la empresa y del puesto en particular, este acercamiento es más efectivo a que te pongas como el sabelotodo infalible.
    Para recién graduados.

 

  • No temas admitir que hay cosas que no sabes, y que cuando necesites ayuda asegúrate que el entrevistador sepa que vas a pedirla. Nadie espera que un graduado de 22 años se las sepa de todas todas, así que si tienes 22 años y te las sabes de todas todas, no lo digas.

 

  • Admite que no tienes todas las respuestas. Contesta las preguntas diciendo ¿Yo creo..? o ¿ de acuerdo con lo que sé de la industria?

 

  • Si te tomaste un tiempo en decidir tu dirección admítelo. No todos tienen todas las respuestas a la edad de 18 o 19 años que es cuando tienes que decidir el curso profesional de tu vida. Sólo muestra de qué manera por tus estudios y por tus actividades extracurriculares eres el mejor candidato para la vacante que están solicitando.

 

  • Con estos consejos, al aplicarlos durante la entrevista de trabajo te aseguro que tu desempeño va a ser muy favorable. Te deseo mucha suerte.


¿Que opinas de este artículo?
Correo Electrónico

 
 
-->